|   edición nro : 7643    |    lectoresdiario@gmail.com
 Diario
 Secciones
EMAIL - CARTAS DEL LECTOR
CALENDARIO
INTERNACIONALES
AMERICANAS
NACIONALES
PROVINCIAS
PROV.BS.AS.
PORTEÑAS
INFORMACION GENERAL
DIPLOMATICAS
CULTURA
ARTE
POLITICA
HISTORIA
JUSTICIA
PYMES
ECONOMIA
ECOLOGIA
EDUCACION
EDUCACION TECNICA
ESPECTACULOS
TELEVISION
CINE
VIDEO / DVD
PROXIMOS ESTRENOS
TEATRO
CINE ARGENTINO
MUSICA
POP/ROCK
FOLKLORICA
TANGO
MELODICA
CLASICA/JAZZ
DANZA
CARTELERA
FESTIVALES
RADIO
CIEN BARRIOS PORTEÑOS
VATICANO
LITERATURA
INFANTILES
ADOLESCENTES
ADULTOS MAYORES
MUJER
.
FAMILIA
COLECTIVIDADES
COCINA INTERNACIONAL
COCINA NACIONAL
CAMPO ARGENTINO
GANADERIA
AVICULTURA
APICULTURA
AGRICULTURA
BOTANICA
ANIMALES DOMESTICOS
REINO ANIMAL
CIENCIA
SERVICIOS COMUNITARIOS
EXTRAVIOS
POLICIALES
PUEBLOS ORIGINARIOS
BIOETICA
HEROES DEL SILENCIO
.
SALUD REPRODUCTIVA
SALUD
NUTRICION
PSICOLOGIA
MEDICINA
SALUD Y ESTETICA
BIOQUIMICA
GUIA PROFESIONALES
CONGRESOS
CURSOS
ARQUITECTURA-CONSTRUCCION
COMPUT/INFORMATICA
INMOBILIARIAS
.
CLASIFICADOS
SOCIALES
PERSONAS DESAPARECIDAS
TURISMO
TURISMO INTERNACIONAL
TURISMO NACIONAL
TURISMO PROV BS.AS.
TURISMO PORTEÑO
MED. DEPORTIVA
DEPORTES
AJEDREZ
AUTOMOVILISMO
ATLETISMO
BASQUETBOL
BEISBOL
BOCHAS
BOWLING
BOX
CANOAS-KAYAC
CICLISMO
EQUITACION
ESGRIMA
ESQUI
FUTBOL
PELOTA
GIMNASIA
GIMNASIA ARISTICA
GIMNASIA RITMICA
GOLF
HANDBALL
HOCKEY
HOCKEY PATIN
KARATE
TAEKWONDO
LUCHA
MOTONAUTICA
NATACION
PATO
PATIN ARTISTICO
PATIN CARRERA
PATIN HIELO
PESAS
POLO
TIRO
REMO
RUGBY
SOFTBOL
SURF
TENIS
TENIS DE MESA
SCUASH
VELA
VOLEIBOL
WATERPOLO
JUDO
DAKAR
TURF
JUEGOS ESPECIALES
STAFF
CAP. DIFERENTES
DEPORTES DE INVIERNO
R.CROMAGNON
POSTUMAS
MEDIOS
ORG.LATINOAMERICANAS
.BEIJING 2008
PARALIMPICOS
GUADALAJARA 2011
IGLESIAS EVANGELICAS
RELIGION
MUNDO EMPRESARIO
HUMOR
GREMIALES
ASOCIACION OLIMPICOS ARGENTINOS
.
COMUNIDADES MESIÁNICAS
.MECENAS OLIMPICOS
.
.
.
.
.
.
.
.
 


 

 

 Nota
Noticia:42809 LITERATURA : 21/10/2014
La fiesta de la Insignificancia  

Milan Kundera regresa a la novela bajo el signo del ombligo y del humor

La fiesta de la insignificancia

Por: Milena Heinrich
Tras 14 años de su última novela, La ignorancia, el escritor checo Milan Kundera regresa a la narrativa con La fiesta de la insignificancia, una trama breve cargada de dobles sentidos y humor, marcada bajo el signo de un ombligo: la expresión erótica del cuerpo de una mujer y la representación de un tiempo atravesado por el egocentrismo y la individualidad.

"La insignificancia, amigo mío, es la esencia de la existencia. Está con nosotros en todas partes y en todo momento", dice uno de los personajes de Kundera, que como el resto de los protagonistas creados por el checo se atreve a poner en tensión desde la risa, la ironía y la parodia, pero también desde la seriedad teórica, los sentidos minúsculos y universales de la humanidad.

Así, después de su último rastro literario en el año 2000, Kundera reaparece con La fiesta de la insignificancia -publicado por Tusquets y traducido al español por Beatriz de Moura-, una novela en la que compone una sátira sobre los temas que suelen convocarlo: la existencia, y las ideas que la sustentan; la sexualidad, la maternidad, las relaciones entre los hombres y la sociedad, el perdón, la burla, el humor, la masificación o la amistad.

A través de cuatro viejos amigos, Kundera da forma a un collage narrativo, con personajes que se desplazan por París en pequeñas historias. Uno de ellos observa ombligos deambular y atraído por esos puntitos proyecta significados posibles vinculados a la sensualidad de la mujer. "Pero, ¿cómo definir el erotismo de un hombre (o de una época) que ve la seducción femenina concentrada en mitad del cuerpo, en el ombligo?", se pregunta.

Mientras Alain se cuestiona por esos ombligos idénticos que exhiben las jovencitas por las calles parisinas, otro personaje se pasea por el Jardín de Luxemburgo esperando superar el desánimo de una extensa fila de gente que, al igual que él, quiere ingresar a una exposición de Chagall. En tanto, otro miente adjudicándose un cáncer que ya lo abandonó y no sabe por qué pero tampoco se arrepiente de hacerlo.

Como un rompecabezas simultáneo, se suman un actor desocupado que para ponerle un poco de escenario a su trabajo de camarero se comunica únicamente en lengua pakistaní; una mujer que quiere suicidarse pero asesina al hombre que intenta salvarla, y Charles, un hombre que lee las memorias de Nikita Jruschov y comparte con sus compañeros anécdotas de Stalin.

Con Stalin asoma la URSS, la Europa del Este, - ya en su primera novela La Broma Kundera se burlaba del comunismo stalinista-, y los relatos de un líder sin voluntad de querer manejar a las masas, o tal vez ya sin poder, mientras las ideas de Hegel, Kant y Schopenhauer se debaten en un grupo de amigos en busca de los sentidos de las representaciones y de la realidad.

Kundera nació en 1929 en Brno (República Checa) y en 1975 se radicó en Francia, luego de exiliarse tras la invasión de la Unión Soviética a su país. Desde entonces vive en París, donde siguió escribiendo narrativa, ensayo, teatro y poesía.

Autor del volumen de relatos cortos "El libro de los amores ridículos", la primera de sus diez novelas, La Broma, vio la luz en 1968, y luego le siguieron La vida está en otra parte, El libro de la risa y el olvido, La insoportable levedad del ser y La Inmortalidad, todas ellas escritas en su lengua materna, mientras que La lentitud, La identidad y La ignorancia las escribió en francés.

Reacio a la exposición pública -hace casi dos décadas no da entrevistas-, el checo declaró en El arte de la novela que "el novelista no es historiador ni profeta, sino investigador de la existencia". Fiel a su proclama, Kundera, a sus 85 años, no traiciona su itinerario literario y vuelve a escena con una exploración en sátira de la existencia humana, que encuentra sabiduría en la insignificancia.




 Pronóstico
Buenos Aires
 Buscador
 Auspiciantes